DSC04374

Muy a menudo se escucha, y se estigmatiza a los inmigrantes sin documentos que acrediten su residencia en un país que no sea el suyo, con expresiones como “inmigración irregular”, “inmigrantes ilegales”, “los sin papeles”…

Y no es sino,  hasta cuando experimentas esa realidad,  que puedes entender  el impacto emocional y psicológico que ello conlleva.

Era junio del 2011 cuando teníamos que iniciar la renovación de nuestros permisos de residencia, en septiembre del mismo año nos informaron que nuestras solicitudes eran denegadas, podíamos solicitar una vez más y nos respondieron nuevamente con una negativa… Han pasado dos años desde que iniciamos estos procesos, con la ayuda del departamento jurídico de FEREDE y la oración de muchas personas, hermanos y amigos hemos logrado resolver satisfactoriamente este problema.  Pero las lecciones aprendidas han sido muchas.

En la actualidad existen miles de inmigrantes latinoamericanos jurídicamente en estado de “irregularidad”, que lamentablemente con las nuevas leyes impuestas en el Estado Español no tienen acceso a salud, ayudas sociales, y en muchos casos ni a la educación superior.

La Biblia siempre trata con especial atención y cuidado al extranjero… aun el Nuevo Testamento considera que todos aquellos que son seguidores de Jesucristo deben considerarse extranjeros en tierra ajena… Por eso la Iglesia tiene un rol importante en acompañar y atender pastoralmente al extranjero.