NUESTRO APORTE…

Han pasado varios años desde el momento en el cual aceptamos como familia  éste desafío, ahora recordamos las cosas que por la gracia de Dios nos ha permitido aportar en esta nación y en esta iglesia.

Tiempo de Reconocimiento de la realidad en España.

Durante el primer año de nuestra llegada a España, (junio 2008) fue muy productivo contactarnos con varios líderes y pastores tanto dentro del entorno de FIEIDE como de otras denominaciones y poder conocer su realidad, sus experiencias, su situación y trabajo con inmigrantes.

En muchos lugares encontramos situaciones donde la relación entre iglesias autóctonas e inmigrantes no eran del todo saludables creando un ambiente de tensión y hasta de división y separación.

En uno de los primeros talleres realizados sobre Inmigración e Integración, recogimos cierta información que nos permitía conocer un poco de la vida de la Iglesia en España.

  • Varias personas reconocieron que la inmigración latinoamericana no está dentro de sus agendas de trabajo.
  • Que no podrían ver a un sudamericano al igual que a un español.
  • Que los latinoamericanos solo están en la iglesia para que les ayuden, luego se marchan sin ser agradecidos.
  • Que los sudamericanos vienen con ciertas formas litúrgicas que los incomodan.

Juan Simarro Fernandez en su libro Inmigrantes, “El multiforme rostro de Dios” dice: “Hay pastores que quizás por su falta de preparación teológica y por rigideces culturales, se cree un poco víctimas de la nueva situación y están desorientados ante la afluencia de inmigrantes en sus templos.  Estos nuevos miembros no siempre son acogidos sin recelo.  De hecho, hay inmigrantes que se ven presa de la exclusión y marginación por ser simplemente de piel más morena  o pobres”   página 85.

 Pero también encontramos iglesias evangélicas autóctonas que encontraron en la inmigración latinoamericana una fortaleza para el despertar de sus iglesias locales.  Acogieron con amor y cuidado a los inmigrantes latinoamericanos, los prepararon y los incluyeron en su liderazgo, experimentando crecimiento espiritual y numérico.

Un gran número de pastores o responsables de iglesia no se dedican a completo tiempo sino que combinan su ministerio con su trabajo secular, lo que les limita su trabajo pastoral.

También pudimos encontrarnos que en muchos lugares se formaron iglesias latinoamericanas y en algunos casos eran el resultado de divisiones. (Por un lado el nombre del Señor continua anunciándose pero por otro la iglesia evangélica española se debilita en su unidad y confianza)

Contactar con varias familias ecuatorianas y acompañarlas pastoralmente.

En este punto de nuestro trabajo hemos acompañado a varias familias y  parejas en situación de crisis, animar a personas que se encuentran alejadas del Señor, acompañar a personas que han perdido sus trabajos y sus pisos, ayudar a que personas se integren en sus iglesias locales ha sido una gran parte de nuestra labor.

También pudimos compartir el evangelio de Jesucristo con personas que no conocían de él en el entorno tanto latinoamericano como también español.

En muchos de los casos hemos mantenido el contacto permanente durante todos estos años.

Hay familias que han podido mantenerse firmes y continuar su fe cristiana, y nos da mucha alegría saber que hemos sido parte de ellos estos años.  También podemos decir que a varias personas les hemos acompañado pastoralmente en su proceso de búsqueda y encontrarse con una comunidad de fe donde se puedan sentir a gusto y sean aceptados.

Hemos acompañado en situaciones de crisis tales como en enfermedades, pérdida de empleo, perdida de sus pisos, búsqueda de alojamiento, ayuda y contacto con centros de asistencia en casos de adicciones entre otros.

También hemos acompañado a familias en su proceso de reencuentro familiar después de largos períodos de separación entre padres e hijos, esto no siempre ha sido fácil para las partes.

Cada uno de ellos se ha convertido en parte importante de nuestras vidas, hemos reído, llorado, soñado, hemos crecido juntos en nuestra relación con Cristo y en nuestras realidades como inmigrantes latinoamericanos.

Doy gracias a Dios por cada uno de ellos, por aquellos que a lo mejor por la distancia y las realidades solo tuvimos un encuentro y también con aquellos con quienes hemos tenido encuentros más frecuentes.

No todo ha sido victorias, debo también mencionar aquellos esfuerzos que no han dado resultados, en muchos casos también nos hemos encontrado con personas que no han mostrado interés por la palabra de Dios ni un deseo de crear grados de amistad con nosotros por el hecho de ser evangélicos.

Con el pasar del tiempo y por la diversidad cultural dentro del pueblo latinoamericano y la gran cantidad de inmigrantes en España tanto de Ecuador como de Colombia, Bolivia, Perú, Argentina, Paraguay, Honduras, Nicaragua, El Salvador. Los esparcidos poco a poco se convirtieron en un referente de contacto no solamente con ecuatorianos sino también con otras nacionalidades latinoamericanas.

 Acompañar a líderes y pastores ecuatorianos en momentos de crisis.

Acompañamos a varios pastores latinoamericanos en momento de crisis y desánimo en sus ministerios.  De manera especial considero que Krister y Lisbeth Gunnarsson han jugado un papel importante en este punto del trabajo.

  1. Dar talleres y conferencias en varias iglesias de la FIEIDE y otras iglesias evangélicas independientes sobre la importancia de la Integración.

Entre los temas tratados podemos mencionar:

  1. La importancia de la Integración
  2. La Familia
  3. Resolución de conflictos
  4. Ideas empresariales
  5. Sanidad del Alma
  6. Aceptación
  7. Tu, yo, nosotros
  8. La Noche de José, Daniel, Ruth y Esther (modelos de vida en medio de la inmigración y el cumplimiento del propósito de Dios).
  9. De vuelta a Casa.
  10. Ser puente de encuentro entre iglesias mayormente latinas y FIEIDE

Como una forma de integración, hemos dialogado con iglesias latinas sobre la necesidad e importancia de ser parte de una red de Iglesias.   Presentándoles a  FIEIDE como una alternativa.  Este es un punto que continuamos dialogando y animando a las iglesias.

Imagen